27 feb. 2017

Porque queremos una nariz bonita?

¿Qué consideramos una nariz bonita? Hoy os contaré las razones antropológicas que han marcado nuestras preferencias en cuanto a la estética que debe tener la nariz femenina.
La nariz es una parte inexpresiva de nuestra cara, que apenas tiene movilidad, y sin...

embargo genera una atención extraordinaria. Su forma exacta ha sido decisiva para juzgar la belleza femenina, aunque también y cada vez más la masculina. La rinoplastia es una de las cirugías mas demandadas, y comenzó a serlo desde antes que la otra estrella de la cirugía plástica, el aumento mamario.

En el caso de la nariz femenina, y a diferencia de otras partes de nuestra anatomía como los senos o las caderas, cuyo impacto en el atractivo físico es evidente, vamos a ver por qué resulta tan atrayente una forma concreta de la misma. Para ello hay que entender la evolución y la biología.

La nariz protruye en una cara plana como la humana, con su puente o dorso abombado, la punta alargada y los orificios nasales orientados hacia abajo. Hay varias razones que explican esta evolución:
como elemento de resonancia, resulta muy útil en el proceso de vocalización humana.
como escudo que protege al ojo de las agresiones externas, junto a las prominencias supra orbitarias.
muy especialmente, como defensa frente al polvo y la suciedad arrastradas por el viento. Cuando los homo sapiens abandonaron los árboles  y los bosques húmedos rumbo a otras tierras más secas, frías o ventosas, una nariz con los orificios orientados hacia abajo resultaba muy útil: las fosas y la mucosa nasal filtran, calientan y humedecen el aire que llega a los pulmones; éstos necesitan un aire a temperatura de 35 grados , a una humedad del 95% y sin polvo, a fin de que no se dañen los delicados alveolos pulmonares. La mucosa nasal puede segregar hasta un litro de agua al dia, que es arrastrada por los cilios. En las áreas tropicales el aire es húmedo y cálido, por lo que la nariz se mantuvo con los orificios grandes y ensanchados, en cambio en las áreas secas o desérticas se fue desarrollando una nariz más larga y orientada hacia abajo, así surgió la típica nariz aguileña de los pueblos del Oriente Medio y Norte de África.

Nariz de orificios grandes y ensanchados
Vemos que las diferentes formas de la nariz se corresponden entonces con el hábitat de nuestros antepasados, el aire que éstos respiraban, no es tanto una cuestión racial. Entonces, ¿De dónde surgió ese fuerte vínculo entre la forma de la nariz femenina y la belleza?
Hay dos factores:
Si la nariz era un escudo protector, está claro por qué los machos cazadores desarrollaron ese escudo con cráneos cada vez más fuertes, frentes más abultadas, pómulos más prominentes y dorsos nasales más altos. Es por esto que una nariz grande ha sido, hasta hace bien poco, signo de masculinidad. Al mismo tiempo, la actividad de cazar y perseguir a las presas ( las hembras quedaban a resguardo cuidando de los niños…) hizo que los machos precisaran mejores condiciones atléticas y la nariz una mayor capacidad ventilatoria, por lo que la presión evolutiva hizo que la nariz del macho fuera cada vez mayor.. La diferenciación sexual creó entonces la ecuación nariz pequeña= nariz femenina. Cuanto más pequeña, más femenina.

Ejemplo de nariz pequeña
 Por otra parte, tenemos que considerar que los niños tienen narices pequeñitas que con la edad van creciendo, hasta la edad adulta en que se van alargando y ensanchando. Luego tenemos la otra ecuación nariz pequeña=nariz joven. El creciente culto a la juventud así lo marca, cuanto más pequeña sea nuestra nariz, más jóvenes parecemos.

La globalización ha determinado que narices propias de las tierras desérticas o ventosas, más grandes o incluso alargadas o aguileñas , presentes bien por el sorteo  genético o simplemente por procedencia geográfica, desentonen  con el canon establecido de la nariz pequeñita, lo que explica el extraordinario auge de la rinoplastia de reducción.

Nariz racial
Esta cirugía empezó a realizarse después de las guerras mundiales, cuando los cirujanos pasaron a aplicar las técnicas de reconstrucción para mutilados de guerra a las solicitudes de rinoplastia estética. Los primeros casos, a cargo de cirujanos alemanes como Jacques Joseph (1865-1934)–  que realizó la primera rinoplastia reductora en 1898 en un joven deprimido y sin alegrías de vivir por el enorme tamaño de su nariz-  o ingleses como sir Harold Gillies, trataron importantes rinomegalias.

Pronto la rinoplastia se convirtió en la intervención de cirugía estética más popular, y de pacientes agobiados por su protruyente nariz, enseguida casi se generalizó en el dorado Hollywood de los años 20, donde toda actriz que se preciara debía mostrar una pequeña y casi infantil nariz.

En nuestros días sigue siendo una de las más demandadas, y hay áreas como el Oriente Medio donde las cifras de intervenciones son apabullantes, en el deseo de modificar la típica nariz aguileña y grande que allá marca la genética. No es una cuestión de moda,  muchas veces una nariz de determinadas características crea una total infelicidad para quien la posee y esta cirugía logra como ninguna otra crear armonía y autoestima.

Fuente:
http://www.doctoramartinezlara.com/blog/una-nariz-bonita-i-la-nariz-femenina/

No hay comentarios:

Publicar un comentario