10 jul. 2013

Mascarillas para el rostro

MASCARILLA DE HUEVO: Ideal para tonificar el cutis y ayudar a disimular la apariencia de las lineas del rostro. Rompa un huevo y separe la yema de la clara. En un tazón bata la clara ligeramente. Acuéstese boca arriba. Con los dedos vaya untando la clara sobre toda la cara. Puede untar sobre el área de las ojeras debajo de los ojos pero no unte sobre los párpados superiores. Cuando todo el cutis esté bien impregnado, pare de untar, cierre los ojos y manténgase inmóvil por veinte minutos. La clara poco a poco irá secándose y endureciéndose. No hable, no se ría, no mueva los músculos de la cara o la clara se agrietará. Pasado este tiempo enjuague su cara con bastante agua tibia y seque con una toallita.

MASCARILLA PARA CUTIS SECO: Mezcle dos cucharadas de aceite de oliva con una cápsula de vitamina E en aceite. Para esto, pinche la cápsula de vitamina E, exprímala sobre el aceite de oliva y remueva con un palito o cucharilla. Acuéstese y con los dedos, unte la mezcla de aceite sobre la cara, excepto en los párpados superiores. Cierre los ojos y relájese por veinte minutos. Limpie con una toallita y enjuague el rostro con agua fresca.

MASCARILLA NUTRITIVA: No hay nada mejor para nutrir el cutis que la miel de abeja pura, preferiblemente de grado A. Acuéstese con una toalla cubriendo la cabeza y el cuello para evitar que la miel se corra a esta partes. Aplique la misma abundantemente sobre todo el rostro con los dedos, y relájese durante 20 minutos. Enjuague el rostro después con agua fresca.

MASCARILLA PARA CUTIS GRASOSO: Haga un puré o maje unas cuantas fresas. Unte sobre el cutis y reléjese acostada durante veinte minutos. Enjuague con agua fresca. Para el cutis grasoso también se recomienda impregnar un algodón con agua de maravilla (witch hazel) y pasarlo por el rostro antes de maquillarse.


 MASCARILLA CICATRIZANTE: La sábila o “aloe vera” es un cicatrizante por excelencia. De hecho, en muchas unidades de cuidados a pacientes con quemaduras, se ha utiizado por los doctores para ayudarles a cicatrizar. Cuando hay quemaduras por exceso de exposición al sol, este es un gran remedio.
 

Simplemente pele un pedazo de una hoja de sábila y córtele la pulpa gelatinosa de su interior. Pase suavemnte esta masa gelatinosa por toda la cara. Acuéstese y relájese por 20 minutos. Enjuague con agua fresca. Esta mascarilla, además de ayudar a cicatrizar nuestros tejidos, usada regularmente es también magnífica como tratamiento rejuvenecedor de cutis.








 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario